Una huerta comunitaria en La Antenita con vista a fomentar la cultura del trabajo y la formación





El Proyecto de “Huerta Comunitaria” que lleva más de un año y medio encabezado por Alejandro Camargo ahora precandidato a concejal de Villa Gobernador Gálvez, referente de Somos Vida y Familia del sector del diputado provincial Walter Ghione va ganando espacio para fomentar el trabajo y la educación en uno de los sectores vulnerados que tiene la localidad como es barrio La Antenita, ubicado por Suipacha (altura Iriondo y Camino Monte Flores).

El lugar es una de las ultimas grandes tomas de tierra que tuvo la ciudad en el año 2012-2013 y es producto de la crisis habitacional que vivió la ciudad (aún vive) donde la mayoría son hijos/nietos de vecinos de Alto Verde, un barrio que se encuentra “adelante” de la toma y que no tuvieron otra opción de aprovechar el boom de las tomas y delinear sus terrenos como podían, en un campo privado y sin presión del gobierno local de turno. Así se instaló el barrio y le dicen la Antenita porque justamente allí hay una antena de telefonía celular.

En unos pocos metros desde Iriondo “al fondo” se encuentra una Huerta Comunitaria donde un grupo de vecino/as y adolescentes aprenden a sembrar y cosechar.

“Es un proyecto que comenzamos hace un año y medio, con la idea de fomentar la educación, el trabajo. El dueño de esas tierras nos prestó 7 hectáreas de las cuales 3 y media usamos para hacer la huerta y para que personas de mala vida  no la tomen para otros negocios. Los vecinos de la zona se empezaron a sumar, así como otras personas de otros barrios y se fue armando, ahora somos entre 60 a 80 personas donde en el 30% son adolescentes que les interesa el tema de sembrar y ver que ellos mismos pueden cosechar lo que siembran”, expresó Camargo.







El referente comentó que la Huerta es de hortalizas: lechugas, tomates, pimiento, acelga, entre otras verduras y que fueron sembrando con las semillas del gobierno nacional.

Camargo indicó que de esta manera ayudan a las personas con cosas concretas y van próximamente por un Horno de Ladrillo para enseñar a los jóvenes y adultos un oficio, como así también hay un proyecto de promover el reciclado.

La huerta los ayudó a ver las diferentes realidades del barrio en el ámbito sociales, realidades a veces dolorosas, pero que pudieron y pueden gestionar para que diversas áreas del municipio intervengan y acercar los casos donde el estado no llegó en su momento. “Hablamos con Ricci por el tema de mejoramientos de calles y otras cuestiones y hasta ahora vamos obteniendo algunas respuestas”, señaló.

“Apuntamos a crear un trabajo de concientización con el tema de la limpieza en la zona y el reciclado. Nosotros seguimos trabajando más allá de cuestiones electorales, como lo hicimos siempre, ayudando a otros a vivir un poco mejor”, enfatizó.

“Desde nuestro espacio entendemos que la cultura del trabajo y la formación, son dos cosas importantes en nuestra sociedad que se han ido perdiendo, y justamente son esos los pilares que ayudan a salir a una sociedad hacia adelante y por ese camino vamos”, finalizó.